Los mejores orinales para niños

a  e

La independencia y la autonomía son características que se afianzan desde bien pequeños y asisten al desarrollo de la personalidad.

Dentro del desarrollo de desarrollo, el paso del pañal al orinal piensa un instante clave en ese avance por el hecho de que posibilita la transición hasta el retrete y el control de esfínteres. Por eso, el mercado oferta múltiples opciones que resultan interesantes y fortalecen de forma positiva a los pequeños tras su uso. Los especialistas sugieren el orinal multifunción Cuá Cuá de Fisher Price como el modelo preferido.


Fisher-Price Orinal Cuá Cuá 3 en 1, orinal para bebé +9 meses (Mattel T6211)


Fisher-Price Orinal Cuá Cuá 3 en 1, orinal para bebé +9 meses (Mattel T6211)

Como bien se conoce, los niños pequeños no alcanzan ni se sienten cómodos haciendo sus pretensiones en el baño de casa ya que está concebido para los adultos. Por esta razón, el orinal es indispensable a fin de que el instante de ir al baño no se transforme en un drama o en un desastre.

En el momento en que se habla de orinales para bebés es necesario tener unos aspectos claros antes de realizar la adquisición. Esto puede evitar un gasto doble o una mala inversión. Se debe prestar especial atención a: los elementos extra de refuerzo, las dimensiones y la limpieza. Sabiendo estos elementos, esta etapa se transformará en un óptimo recuerdo en vez de una pelea.

En tanto que hay multitud de modelos y diseños, en la próxima comparativa se han escogido los cinco mejor valorados por los expertos. Los futuros usuarios encontrarán orinales para todos y cada uno de los usos, pretensiones y bolsillos. La horquilla de costes oscila desde los 12€ para los modelos básicos hasta los 45€ para los terminados o con formatos renovadores y interesantes.

El preferido: Fisher Price-Orinal Cuá Cuá 3 en 1


Fisher-Price Orinal Cuá Cuá 3 en 1, orinal para bebé +9 meses (Mattel T6211)


Fisher-Price Orinal Cuá Cuá 3 en 1, orinal para bebé +9 meses (Mattel T6211)

El orinal de Fisher Price Cuá Cuá 3 en 1 encandila a los padres y a los peques con su divertido diseño. Destaca del resto orinales del mercado por ser multifuncional. Aparte de un orinal, se convierte en un reductor para el WC y en un escalón que les da altura en el momento en que desean lavarse las manos o los dientes en el lavatorio. Conque con un solo producto se resuelven 3 necesidades al mismo tiempo a las que el bebé irá dando empleo de acuerdo vaya creciendo.

Aparte de estas cualidades, tiene 4 armonías que premian los éxitos del niño. Esto fortalece el proceso de estudio y adaptación hasta que llegue el instante de hacerlo en el baño y el cambio que piensa dejar el pañal.

Su respaldo y sus cuatro patas de patito lo hacen muy permanente y cómodo. Tiene un sistema antisalpicaduras que impide las manchas, las bacterias y los pésimos olores. Este depósito extraíble, fabricado en plástico, facilita la limpieza.

Por poner una pega, los expertos apuntan que siendo un modelo de un precio más elevado debería llevar las pilas incluidas en lugar de tener que conseguirlas separadamente.

El subcampeón: orinal Jané 040306C01


Jané 040306C01 - Orinal musical


Jané 040306C01 – Orinal musical

La marca Jane ya aporta seguridad y seguridad en el momento en que se habla de productos para el precaución del bebé. De ahí que pertenece a este catálogo su orinal que ha sido elegido basado en la opinión de especialistas en productos de puericultura y lo ofrecen como una aceptable opción de compra.

Este orinal va genial para los pequeños que está aprendiendo en tanto que se semeja mucho a la taza de los papis, pero con un color llamativo y bonito. Poder sacar el depósito cada vez que el niño lo usa es un plus, en contraste a otros modelos que hay que desarmar o lavarlos enteros. Este se quita de manera fácil, se limpia y se vuelve a colocar hasta la siguiente visita del nene. Aparte de su función como orinal, el soporte se desmonta para utilizarlo como reductor en el WC de adultos, eludiendo así que se escurran por el agujero.

Para motivar y animarlos cuando surgen problemas, existe el chip musical, un botón con el que se reproduce una música alegre que, por lo general, les encanta y que ellos mismos pueden accionar tantas veces como deseen.

Está fabricado en un rápido plástico de policarbonato que lo hace higiénico, fuerte y robusto. Pero esa ligereza juega un punto en su contra: su base angosta hace que se vuelque hacia delante con facilidad si el niño no se sienta adecuadamente bien apoyado en el respaldo. Los expertos avisan que, aunque la música que suena les gusta mucho a los pequeños, para los mayores es un poco estridente por lo que siempre y en todo momento existe la oportunidad de renovar las baterías… ¡O no!

La mejor calidad/precio, Reer 4411.1- orinal infantil con tapa


Reer 4411.1 - Orinal infantil con tapa, color azul


Reer 4411.1 – Orinal infantil con tapa, color azul

Varios padres tienen grababa a fuego la tan manida oración de “ahora soy mayor, quiero como los mayores” de los hijos. De ahí que, el orinal de la marca Reer tiene un diseño que replica a la perfección una taza de inodoro “como la de los mayores”.

Su taburete es ergonómico y muy estable, y su altura resulta idónea para pequeños de entre 2 y 5 años. También, optimización la estabilidad gracias a los apoyabrazos incorporados. Y, en el momento en que el peque concluya de usarlo, puede cerrar su tapa abatible hasta que mamá o papá lo limpien.

Está fabricado con polipropileno, un plástico de alta resistencia que se lava con facilidad con artículos desinfectantes sin miedo a que se estropee. Como se desmonta en 4 partes, el lavado será todavía más terminado. Los especialistas lo catalogan como un orinal original en su diseño, pero, más que nada, lo definen como el orinal con el más destacable precio en su categoría.

Asimismo, los expertos piensan que quizás el diámetro de la taza es bastante pequeño y puede no ser bastante para recoger las pretensiones de un niño que no sea bebé. Además tiene un hueco en la parte anti salpicaduras por el que puede escaparse algo de pipí si el que lo hace es un niño.

Para los más viajeros, Skip Hop, HandyPotty 2997


Nikidom Handy Potty - Orinal de viaje y reductor WC


Nikidom Handy Potty – Orinal de viaje y reductor WC

¿Por qué razón la etapa de quitar el pañal tiene que limitar el espíritu de los progenitores activos y aventureros? Para eso se ha concebido el orinal de viaje HandyPotty de la línea Skip Hop que forma parte de la conocida marca española Nikidom.

Puede usarse como orinal para viajes, excursiones o en una salida al parque y como reductor para el retrete garantizando la higiene en un baño público. Fué diseñado con un tamaño muy sólido para que quepa en una mochila o en la cesta del carro del niño dentro de su funda de plástico hecha a la medida.

Para utilizarlo como orinal se incluyen 3 bolsas desechables en las que el niño hará sus necesidades. Pueden comprarse a parte más unidades, pero también sirve cualquier bolsa de plástico como las del supermercado.

La única pega que los expertos han encontrado en el orinal HandyPotty es que, al usarlo como reductor en el WC se resbala, por lo que pide la supervisión del adulto.

El mucho más barato, Orinal Pourty 30104


Pourty 30104 - Orinal


Pourty 30104 – Orinal

En los orinales fáciles de siempre se ha elegido como el mejor y el más económico cerrando este listado.

Su punto fuerte es su sistema de vaciado patentado, de diseño británico, que lo hace único. Sabiendo cuál será el “contenido” del orinal resulta esencial para evitar salpicaduras desagradables. Y, comentando de salpicaduras, está provisto de una región elevada en la parte delantera que las evita. Su diseño está realmente bien planeado porque el canal de vaciado impide que los restos pasen por la región donde se sienta el niño y debido a su forma, esos deshechos no manchan el exterior del orinal.

Esa misma abertura posterior es práctica para comprobar si hizo ya pipí o popó. El adulto puede mirar por detrás sin alzar al niño para revisar si ha terminado o no. Cuando uno se ha cerciorado de que terminó, basta con agarrar el orinal por el asa frontal y tirarlo por la taza del retrete.

El taburete es ancho y cómodo, impide las probables rojeces en las delicadas pieles de los “bebotes” y tiene un respaldo que les asiste para sostener la estabilidad.

Únicamente, y por decir algo menos provechoso, carece de sistema antideslizante para que se sostenga mejor al suelo y, de esta manera, evitar desplazamientos involuntarios cuando el niño se sienta o levanta solo. Pero tampoco es peligroso ni muchísimo menos.

Última actualización el 2021-05-26 at 06:19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la Interfaz de programación de aplicaciones para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *