Los más destacados medidores láser para calibrar distancias de manera cómoda

Los mejores medidores láser para calibrar distancias con comodidad y exactitud
Germán Temprano
Artículo actualizado el 5 de abril de 2021

La facilidad para calibrar distancias y la precisión de sus resultados hacen de los medidores láser un utensilio de alta utilidad para quienes tengan en el bricolaje su hábito favorito o para profesionales de distintos sectores vinculados, por poner un ejemplo, a la ingeniería o la construcción.

De los elegidos, el primer lugar lo ocupa el modelo Dtape DT50 de la marca Vorkstik por un alcance mucho más que bastante para uso doméstico y para labores expertos comúnes (50 metros), un mínimo margen de fallo y un precio de lo más económico.

La incomodidad de medir una distancia que desborde los centímetros máximos de nuestro metro usual puede pasar a ser parte del pasado si se opta por estos sofisticados dispositivos que, además, cada vez se tienen la posibilidad de encontrar por un precio más asequible.

Qué es y de qué manera marcha un medidor láser

Hablamos de un dispositivo electrónico concebido para efectuar una medición entre el punto sobre el que se apoya y el que es apuntado con el haz de luz.

Para esto se vale de un rayo láser visible (asimismo hay distanciómetros por ultrasonido).

Su modo de desempeño se apoya en la medición del tiempo que tarda el punto de luz láser en reflejarse en un blanco y regresar a quien lo emite.

Este desarrollo se conoce como el principio de ‘tiempo de vuelo’ y el método se conoce como medición de ‘tiempo de vuelo’ o pulso.

Partes de un medidor láser

Distinguimos las próximas:

  • Puntero: Es el componente por el que se emite el haz de luz.
  • Receptor: Descubre el regreso del haz.
  • Procesador: Aparato que calcula la distancia en función del tiempo de retorno.
  • Visor: Incorporan un display digital para poder ver las mediciones y otros indicadores.
  • Batería: También hay con pilas como fuente de alimentación.

Ventajas

– Se puede medir desde cualquier ángulo.

– Puede medir líneas rectas, estudios sobre volumen y análisis de área.

– Facilidad de manejo: es suficiente con situarse en una situación estable.

– La medida es prácticamente instantánea.

– Hace el trabajo a distancia lo que evita subirse a algún lugar o colocarse en sitios incómodos.

Problemas

– Como es lógico, su precio está muy sobre el de un metro convencional, pero hay que decir que sus costos para los domésticos son mucho más que asequibles.

– En el exterior pueden perder su fiabilidad gracias a componentes climatológicos. Por poner un ejemplo, es incompatible con el agua.

Para qué exactamente sirve

Como es visible la tarea de medir distancias se puede aplicar a múltiples tareas domésticas y, en el caso de los medidores láser, a otras de carácter profesional. Resaltamos ciertas en las que es especialmente práctico:

Ingeniería: Herramienta indispensable en este ámbito debido a la precisión que deben tener las medidas en los proyectos.

– Arquitectura: Qué decir de su función en cometidos tales como construir una casa o derivados.

– Interiorismo: Básico asimismo para una actividad que de forma muy recurrente debe saber al aspecto las medidas de suelos, paredes o techos.

– Construcción: Baste calcular la cantidad de tiempo que se gana con la posibilidad de tener al momento desde cualquier ángulo una medida que se precise saber para el desarrollo de la obra.

– Carpintería: Realmente útil asimismo en la fabricación de armarios o demás muebles a medida.

– Topografía: Perfecto también para calibrar grandes distancias e incluso, en los modelos mucho más avanzados, asimismo los ángulos de inclinación.

– Criminología: Fundamental para medir con rigor las distancias desde las que se ha realizado un tiro.

Qué tipos hay

La tecnología láser en la medición se bifurca en dos enormes clases:

– De distancia: Son los que aquí examinamos. Mezclan lo mejor de los telémetros ópticos con los mejor de los que funcionan con ultrasonido para dar como resultado un estricto medidor de distancias.

– De temperatura: Concebidos para medir la temperatura de una superficie sin entrar en contacto directo con ella. Se usa para apuntar al foco de lo que se marcha a medir y sirve para tareas tan dispares como detectar el punto mucho más ardiente de un incendio o medir la temperatura de alimentos en el horno.

Qué tomar en consideración

– Distancia: Como es obvio en un artículo que mide, el aspecto más esencial es comprender su máxima distancia. Como referencia, solicitarle un mínimo de 50 metros, aunque también dependerá del empleo mucho más frecuente pensado.

– Exactitud: El otro parámetro fundamental. Su precisión es colosal. Tanto para exigir que ofrezca márgenes de error tan pequeños como unos 2 milímetros en esos 50 metros mencionados.

– Pantalla: Puesto que se trata de un utensilio pequeño generalmente es conveniente que parte importante de ese espacio lo dedique a tener una pantalla con una perfecta visibilidad de los datos.

– Agilidad: Este resulta ahora un aspecto más secundario en tanto que la velocidad en el cálculo de la medida es una característica común de estos gadgets.

– Plus: Los de más calidad permiten, por servirnos de un ejemplo, agregar y restar diferentes medidas.

– Conectividad: Como es previsible, estos medidores se pueden conectar ahora a cualquier móvil o tablet mediante distintas conexiones tales como infrarroja, Bluetooth o USB. Un aspecto a tomar en consideración para conducir entonces de forma cómoda los datos logrados.

– Resistencia: Un requisito no menor en un aparato que, en muchas ocasiones, será utilizado en obras. Mejor que sea fuerte al agua y tenga buenas protecciones exteriores para protegerlo de caídas o golpes.

– Nutrición: En este apartado es mucho más aconsejable optar por batería recargable. También hay de pilas.

Muy práctico y económico: Vorktik DTape DT50

Un distanciómetro a precio muy asequible y con un alcance mucho más que bastante (50 metros) para que nos ayuda para muchas tareas tanto en el campo doméstico como en labores expertos comúnes.

Si uno es muy aficionado al bricolaje le va a hacer ganar mucho en tiempo y en comodidad. Se acabó tener que aguardar a alguien para que te sostenga la cinta métrica al principio para llegar al final.

Funciona a pilas (aun las trae), es del tamaño de un móvil pequeño y, por consiguiente, se puede guardar en cualquier bolsillo mientras que se trabaja.

Para ser de los mucho más económicos tiene posibilidades que sobrepasan las más básicas como, por poner un ejemplo, el cálculo de m2 de una estancia.

Asimismo cuenta con almacenamiento de datos (20 conjuntos de memoria) para realizar entonces comparativas si se necesitan.

La pantalla, dado el pequeño tamaño, ocupa media superficie y viene con luz. La carcasa está envuelta con protecciones de goma para evitar en lo posible que se rompa en caso de caída.

La forma de medir es indicar con el puntero el tramo que se quiere medir y apretar el botón central. A los pocos segundos aparecerá en la pantalla.

Mucho más alcance y con conectividad: Popoman

Claramente mucho más costoso que el previo sin ser un precio descabellado, ni muchísimo menos, para los puntos que suma.

Por ejemplo, un mayor alcance con sus 60 metros y las opciones de conectividad que abre el Bluetooth y la app con la que cuenta para volcar los datos.

Además de esto, tiene dentro batería recargable con una toma USB que puede asegurar hacia las 12 horas de autonomía.

Un medidor láser que responde ya mucho más al ámbito profesional que el familiar por sus prestaciones.

De esta manera, tiene tres posiciones de láser: vertical, horizontal y un híbrido de ambas posiciones con un ángulo de 45 metros.

Como plus muy práctico trae de serie un pequeño adaptador que permite fijarlo a un trípode para trabajar con mayor seguridad y comodidad

Muy resistente: Lomvum 

De vuelta a los medidores más domésticos y económicos con un modelo de alcance satisfactorio, perfecta precisión con un margen de error, según fabricante, de 2 mm por arriba o por abajo.

Está singularmente trabajada su resistencia tanto al agua con el material impermeable como al polvo. Se lleva de una manera muy simple puesto que hasta incluye una pequeña correa para llevarlo en la muñeca.

La pantalla, con oportunidad de iluminación, se ve bastante bien por tamaño y claridad de los dígitos. Incluso puede medir con luz del sol, aunque, en todo caso, hay que evitar que le dé la luz directa al dispositivo a lo largo de mucho tiempo.

Accesible y recargable: TackLife

Un modelo de calidad estándar muy aconsejable para tener en el hogar que, por su accesible precio, trae opciones tan valorables como carga mediante USB y 10 metros más de alcance sobre los mucho más básicos (da hasta para 60).

De diseño cuadrado y compacto, su manejo resulta sencillísimo. Incorpora un excelente sistema de almacenamiento con hasta 99 conjuntos de datos.

La versatilidad de sus mediciones es grande con opciones de medición individual, de áreas, de volumen o medición continua.

Para expertos: Bosch 

Cerramos con un modelo profesional de una de las fabricantes mucho más reputadas del sector. La suma de estos factores compone el primordial y previsible problema que es su precio.

Como se afirmaba, reservado para ámbitos expertos y trabajos que requieran de la máxima exactitud en sus líneas y volúmenes.

De tamaño mini, pero capaz de medir con un margen de error de 1,5 mm hasta áreas de trabajo de 50 metros. Luego de tienen la posibilidad de volcar los datos mediante aplicación.

Última actualización el 2021-05-16 at 02:19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *