Los más destacados cambiadores para poner de forma segura y cómoda los pañales a los bebés

Los mejores cambiadores para poner de manera segura y cómoda los pañales a los bebés
G.T.

Cambiar pañales y bebé viene a ser prácticamente una redundancia. El trabajo añadido que comporta la llegada del pequeño o pequeña a casa se corresponde con un extenso catálogo de artículos que procuran la mayor seguridad y comodidad viable.

Entre ellos, indudablemente, los cambiadores de pañales. Entre los aquí seleccionados, nos hemos inclinado en primer lugar por un modelo portátil de la marca Pomelo Best por su adecuada área para colocar al bebé, su forma de maletín en el momento de llevarlo y su económico precio.

No tiene que ver con un complemento indispensable, pero sí desde luego resulta muy práctico para una tarea que se llevará a cabo con elevada frecuencia.

¿Qué es?

En síntesis, se puede definir como una superficie acolchada, impermeable y de manera fácil lavable concebida como espacio concreto para cambiar los pañales.

Su tiempo de uso, como es obvio, será variable, pero hablamos mínimo de un año largo (12-16 meses como referencia) esto es que se puede rentabilizar sin inconvenientes.

Dependiendo del modelo también puede servir como mueble para almacenar los materiales precisos para el cambio de pañal o complementos como crema e inclusive ropa.

Qué tipos hay

– Colchón: El más común y básico. Es una colchoneta pensada en tamaño y espesor para el cometido concreto del cambio de pañales. Están rellenos de una espuma estable y están envueltos de tejido impermeable. Aparte de ser, normalmente, los mucho más económicos, son muy versátiles ya que se le puede cambiar al bebé prácticamente sobre cualquier superficie solo con mover el ligero colchón.

– Hinchable: Muy recomendable para llevarlo de viaje en tanto que desinflado no ocupa nada. Es suficiente con inflarlo, cambiar y volver a sacar el aire.

– Portátil: Tienen la posibilidad de ser algo más grandes, pero asimismo plegables y, por tanto, se pueden almacenar en cualquier rincón en tanto que quedan muy compactos. También es aconsejable para fuera de casa en tanto que pueden llevarse aun como maletín.

– Bolsa: Realmente útil para sacarlo a la calle ya que se trata de una suerte de bolsa plegada que se transporta en cualquier sitio. No tiene que ver con una bolsa cualquiera en tanto que es una área acolchada y tiene espacios en forma de bolsillos para toallitas, pañales o chupetes.

– Con patas: Con patas incorporadas para que se logre situar a la altura que mucho más cómoda le resulte al padre o a la madre. Se puede colocar, por servirnos de un ejemplo, sobre la bañera o la cuna. Varios modelos de este género se tienen la posibilidad de cerrar para ahorrar espacio.

– Bañera-cambiador: Multifunción. Como se intuye, se trata de un cambiador que transporta incorporada una bañera para economizar espacio. Habitualmente transporta ruedas para trasladarlo por la vivienda de forma sencilla.

– Cómoda-cambiador: Mismo concepto con distinto mueble que, en este caso, tiene la gran ventaja de que se puede seguir empleando una vez los pequeños de la vivienda por el momento no precisen pañales.

Cómo usarlo

Como directriz genérica y primordial el bebé ha de estar siempre y en todo momento a la altura de los brazos sea como sea el cambiador. Dicho esto, aportamos algunos otros consejos de empleo:

  1. Tener a mano todos y cada uno de los productos que vamos a requerir para no dejarle en ningún momento solo y minimizar riesgos.
  2. Se coloca al bebé con la cabeza algo más alta que el resto del cuerpo en el centro del cambiador para eludir una caída por los laterales (varios llevan topes a los lados).
  3. A ser viable, ofrecerle algún juguete pequeño o entretenerle de alguna forma (ruidos, movimientos, canciones…) mientras se procede al cambio de pañal.
  4. Adecentar bien la superficie con toallitas húmedas una vez se haya finalizado el cambio de pañal.

Qué tener en consideración

  • Seguridad: Cuando de bebés se habla, indudablemente el primer factor a tener en consideración. Debe cumplir todas las normas vigentes en lo que se refiere a materiales y diseño. Tamaño conveniente, superficie antideslizante, composición libre de cualquier material sospechoso…
  • Materiales: Deben ser resistentes y de calidad. Los más destacados jergones-cambiadores, por ejemplo, están fabricados en espuma o algodón.
  • Tranquilidad:  La superficie no puede ser ni muy blanda ni demasiado dura para que el bebé no se siente incómodo.
  • Tamaño: Es primordial calibrar antes las dimensiones para entender si se puede amoldar al ubicación que disponemos previsto. La pluralidad es grande como hemos visto. Desde cambiadores-cómoda a sencillos jergones. En cualquier caso, el tamaño lo ha de marcar la comodidad y seguridad del bebé.
  • Fácil de limpiar: Y de desinfectar. Sin duda, mucho más que recomendable escoger superficies impermeables o con fundas que se logren eliminar y meter en la lavadora.
  • Diseño: Lo mucho más adecuado es que cuente con unos laterales algo superiores y sea más bien ancho para achicar los peligros ante los imprevisibles movimientos del bebé.
  • Accesorios: Si tienes lugar bastante y puedes gastar algo mucho más, los modelos que tienen sitios para guardar complementos o complementos resultan muy aconsejables.

Portátil y de vistoso diseño: Pomelo Best

Una alternativa muy práctica en tanto que se puede conducir a cualquier lado de manera muy sencilla. No solo no pesa prácticamente nada sino que resulta hasta vistoso en tanto que se pliega con apariencia de un pequeño y bonito maletín.

Por el valor que tiene ofrece buenas calidades y espacios. Trae diferentes compartimentos con cremalleras y redecillas para guardar los pañales, toallitas, chupetes… etc.

Exactamente la misma el plegado resulta útil y impresionante por la manera del maletín, una vez se abre la superficie para colocar al bebé es bastante holgada.

A través de una cremallera, una vez desplegado, se puede separar el espacio para colocar el bebé de la parte destinada a guardar los objetos.

El colchoncito transporta una pequeña esponja que sobresale para apoyar la cabeza del pequeño o la pequeña. Es impermeable.

La parte concebida para guardar objetos resulta muy útil puesto que trae uno frontal con cremallera para artículos personales, uno trasero más pequeño para el móvil, otro de malla bastante espacioso para meter los pañales y un compartimento interno para modelos del bebé.

Por lo tanto, un cambiador muy polivalente, perfecto para sacarlo de casa, fabricado con buenos materiales y un precio bastante accesible.

Clásico colchón: Jané

Modelo de entre las fabricantes más conocidas en el campo. Hablamos de un clásico colchón cambiador de geniales materiales y un precio poco económico sin ser tampoco excesivo.

Orientado a ser utilizado insertado en un mueble destinado a estas funcionalidades, si bien también se puede emplear sobre la superficie que se considere sin precisar tener un armazón específico.

Su diseño, disponible en dos medidas, se restringe a la elevación en los laterales para minimizar los riesgos si el bebé, como es previsible, se mueve.

La área exterior se limpia realmente bien y sencillamente con un paño húmedo y jabón. Está plastificada con PVC mientras que el interior está relleno de espuma mullida.

Como resulta lógico, si se compra para meter el colchón en un determinado cambiador hay que cerciorarse de las medidas, si bien, como hemos adelantado, se puede usar a la perfección encima de una cómoda o mesa.

Opción bañera: Safety 1st Dolphy

Un cambiador que necesita, para comenzar, un buen espacio en casa y, además de esto, tener margen económico puesto que resulta bastante caro sobre la media.

Se trata de un cambiador-bañera con muchos huecos para guardar y tener en mano todo lo preciso para el cambio de pañales. Da de más para ambas cosas.

Fácil montaje y buenos acabados para un producto que, como es regla en todos y cada uno de los de este tipo, tiene una fecha de utilidad acotada a los meses que el bebé precise pañales.

Esto es, hay que valorar bien si compensa el lugar que ocupará cuando no se necesite, si bien es verdad que, como es propio, en varios utensilios para estas edades, se van heredando.

Lo más básico: Newstyle 

La opción alternativa mucho más básica y, en consecuencia, mucho más barata. Una estera de pañales que se pliega hasta el tamaño de poco mucho más de un monedero.

A pesar de su sencillez, le llega para tener varias capas. La externa confeccionada con suave algodón y fibra de poliéster y la interna de lona impermeable.

Como es evidente está concebida principalmente para ser utilizada fuera de la vivienda en tanto que cualquier ocasión se puede desplegar. Por ejemplo, resulta de lo mucho más útil durante un viaje en coche.

Se puede lavar a máquina, pero con la esencial cautela de no meterlo en secadora por el hecho de que se estropean las capas.

De pared y carísimo: Geuther Kindermöbel

Su mayor desventaja, y es colosal, es un precio elevadísimo para un producto tan coyuntural en el uso.

Pero sí se tiene margen económico y poco espacio en casa y, además de esto, se quiere tranquilidad y seguridad, esta alternativa es increíble,

Se puede fijar a la pared, la puerta es abatible, de hecho es la superficie sobre la que se recuesta al bebé, y tiene bastante espacio para almacenaje.

Gran calidad de materiales como no puede ser de otro modo en un artículo de este precio.

Última actualización el 2021-05-04 at 06:20 / Links de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *