Los más destacados alimentadores antiahogo para bebé

Un alimentador antiahogo es un producto de seguridad infantil compuesto por un pequeño contenedor de malla o silicona que se ajusta a un mango y cuya función es hacer más simple la transición del bebé hacia la alimentación sólida sin peligro de asfixia.

Con este mecanismo, similar a un chupete, los peques van a poder agrandar sus deseos culinarios, probando con seguridad toda clase de frutas, verduras, galletas, pan o pasta.

Para hacer más simple la búsqueda y atinar con la compra de este demandado producto, se hizo una investigación de mercado en el que cinco modelos resaltan sobre los demás y de los que el Clevafeed de ClevaMama se ha proclamado como el favorito tanto por expertos en puericultura como por progenitores. Su éxito se debe a la excelencia de sus materiales y a su ergonomía.

Beneficios y peculiaridades

Los beneficios del uso del alimentador antiahogo, avalados por pediatras, son múltiples. No solo evitan un posible atragantamiento, sino que calma el mal de las encías durante los periodos de dentición y prosperar la habilidad de las manos.

Los diseños suelen ser parecidos. Lo que va a determinar la adquisición, con toda posibilidad, es el material del alimentador ‒de malla o silicona‒:

• La malla permite prensar mejor los alimentos, pero resulta algo dificultosa de adecentar y se va tiñendo con el jugo de las frutas y las verduras. Bien lavado no piensa ningún peligro para la salud, aunque al final el alimentador concluya con un aspecto ajado.

• La silicona es un material al que los niños están acostumbrados por los biberones o los chupetes. Es más dura y calma las encías inflamadas.

Al lavarla y esterilizarla queda como novedosa y no absorbe los tonos de la comida. Eso sí, a veces resulta complicado extraer todo el jugo por el hecho de que el material es un pelín mucho más rígido que la malla.

Recuerde que las siliconas usadas siempre han de estar libres de elementos tóxicos, como el Bisfenol A o los ftalatos (empleados como plastificadores), o alérgicos como el látex.

Debemos tener en consideración…

Ahora se dan unos consejos que debe tener en consideración una vez se haya decantado por uno de los 2:

• Que sea simple de completar y tenga un sistema de seguridad a fin de que el bebé no lo logre abrir.

• Que esté desarrollado con un mango ergonómico y tenga un tamaño manejable y proporcional a las manos del bebé.

• Que los orificios sean los sufrientemente grandes para dejar pasar el alimento exprimido, con la excepción de que ningún trozo pueda colarse en la garganta de un bebé.

• Que incluyan una tapa protectora para trasportarlo sin problemas.

Compendiada toda la información, vamos a pasar al análisis de los cinco mejores alimentadores antiahogo. Hay opciones individuales, en paquete, con diferentes tamaños de tetina o con funciones plus como mordedor o sonajero. Todas ellas reúnen las mejores especificaciones y se mueven en una horquilla de precios que van desde los 7 hasta los 15 euros.

El favorito: Clevafeed de ClevaMama

El mejor alimentador antiahogo llega de la mano de la conocida marca de puericultura ClevaMama. Es el más vendido y el que mejores votaciones recibe tanto por expertos como por padres satisfechos.

Con este alimentador los peques de la casa van a poder gozar de los alimentos sólidos sin peligro de atragantarse gracias a los orificios de la tetina que están diseñados a fin de que ningún trozo de importante tamaño logre pasar a la boca del bebé.

La tetina está fabricada con una silicona transparente de alta definición libre de BPA (Bisfenol A) y látex, y tiene la forma de un tradicional chupete para que al bebé no le resulte extraño. Además de esto, tiene una textura despacio, pero fuerte a los dientecitos que comienzan a despuntar. Asimismo soporta temperaturas altas y bajas y, por tanto, se tienen la posibilidad de ingresar sin temor alimentos calientes, fríos o aun congelados.

Su mango, de plástico, está diseñado con apariencia de aro para que el niño pueda agarrarlo con ambas manos.

Se lava con agua caliente y un jabón neutro para, después, esterilizarlo hasta el siguiente uso; o, directamente, se limpia asimismo en la bandeja superior del lavavajillas.

El Clevafeed de ClevaMama, recomendado a partir de los 6 meses de edad, es un producto versátil y también higiénico porque incluye una tetina de reemplazo para tener el alimentador siempre listo, y un capuchón para proteger la tetina.

Munchkin: el más destacable de malla

Rebajas

El segundo lugar lo ocupa un alimentador antiahogo de otra conocida empresa especializada en el precaución del bebé: Munchkin. Este modelo es diferente al de ClevaMama porque ha sustituido la tetina de silicona por una fuerte malla donde van introducidos los trozos de comida.

Este material tiene sus pros y sus contras, tal y como se ha dicho en la introducción.

Lo bueno es que como la malla es flexible, los alimentos tienen la posibilidad de entrujarse al máximo para sacarles todo el jugo, cosa que con la tetina de silicona resulta más difícil.

Sin embargo, la malla no se lava tan fácilmente como la silicona pues no se separa del mango y con la utilización prolongado de zumos, por servirnos de un ejemplo, acaba por teñirse.

¡Ojo! O sea pura estética y no piensa ningún peligro de gérmenes. Se lava con agua y jabón y va a estar listo para la próxima toma del bebé.

Los especialistas han correcto que en algunos casos la tetina de malla causa rechazo en bebés muy pequeños puesto que, en contraste a los modelos de silicona, es una textura desconocida en la boca y les cuesta acostumbrarse a ella.

Pero asimismo aseguran que, en la mayoría de las situaciones y tras utilizarlo unas cuantas ocasiones, están contentos y se atreven a evaluar un montón de alimentos.

Si se desea llevar fuera de casa, tiene dentro un capuchón hermético para facilitar la higiene y guardarlo en cualquier lugar.

Está diseñado en tres colores que se entregan aleatoriamente y dependiendo de la disponibilidad, con lo que no puede escogerse a la hora de la adquisición.

Lola Kids: la mejor opción en paquete de 2

En este catálogo no podían faltar estos mordedores antiahogo de Lola Kids. Volvemos a la silicona médica libre de BPA, higiénica y perdurable. Tal es conque las tetinas, tras sus lavados y procesos de esterilización quedan como nuevas.

A los expertos y los expertos que venden productos de puericultura les gusta mucho la iniciativa de los tres distintas tamaños de tetina incluidos.

De esta manera el alimentador evolucionará con el crecimiento del bebé, adaptándose y dando servicio a edades comprendidas entre los 6 meses y los 3 años.

A diferencia de otros productos, su mango es alargado, pero del tamaño perfecto para un buen agarre desde bien pequeños.

Se presenta en paquete de 2 con sus respectivas tapas, con seis tetinas de recambio y dos opciones de color: naranja y azul o naranja y fucsia.

Es la opción mejor para aquellas parejas con gemelos o para hermanos que se llevan pocos meses. También hay padres que dependen de los abuelos para el cuidado de sus hijos y priman la practicidad. Y en ese caso podrán dejar uno en la guardería, por servirnos de un ejemplo, y otro en la casa de sus familiares.

Los alimentadores de Lola Kids son estupendos para facilitar la transición hacia los alimentos sólidos sin correr peligro, dan novedosas experiencias y calman las encías en los periodos de dentición.

El alimentador multifunción de Momcozy

El diseño único del alimentador antiahogo de Momcozy lo hace realmente especial y, por esta singular característica, ocupa un espacio en esta comparativa.

El motivo principal por el que destaca es que, además de dar de comer al bebé de una manera segura, asimismo lo entretiene con las bolas de colores que tiene dentro el interior del mango y lo transforman en un sonajero. Además, está proveído de un asa circular tipo mordedor que posibilita el agarre, calma las encías y hace más fuerte los músculos faciales.

La tetina es de silicona 100% segura, antirrasgaduras y sin ningún ingrediente tóxico como el Bisfenol A, los ftalatos o el látex.

Viene anunciado en una bonita y completa caja que lo transforma en un maravilloso regalo que incluye dos alimentadores y 6 tetinas de diferentes tamaños para ofrecerle un empleo duradero.

Indudablemente, se trata de de las mejores opciones de compra de esta comparativa por su 3 en 1: alimentador, sonajero y mordedor. ¡Y a un precio muy competitivo!

Nuby: el mejor precio

Rebajas

Si lo que prefiere es evaluar con un modelo económico pero que cumpla con todos y cada uno de los requisitos de seguridad, el alimentador de Nuby es la mejor opción alternativa.

Está bien valorado por los expertos y se destaca del resto, aparte de por su precio, por su sistema de seguridad con doble giro y bloqueo que impide a los pequeños el poder abrirlo.

Este modelo es de malla, exactamente la misma el de Munchkin, y tiene el tamaño suficiente para introducir alimentos enormes que mantengan entretenido al bebé en el transcurso de un largo rato. Se lava a mano con agua caliente y jabón o en el lavaplatos.

De la misma los precedentes alimentadores, también incluye una tapa protectora que aísla la red a fin de que no toque ninguna superficie como una mesa manchada, o si lo guardamos en algún compartimento del bolso-cambiador. Su asa circular es ergonómica y con colores vivos que llamarán la atención del pequeño.

Resguardar y alimentar al bebé es simple con el mordedor antiahogo de Nuby.

Última actualización el 2021-05-13 at 06:59 / Links de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *