Las mejores barras de sonido para oír de cine tu TV

A veces los avances en tecnología aplicados al diseño tienen un precio alén del económico. La inclinación a que los televisores sean cada vez más planos y estrechos de espesor dificulta que el audio cuente con elementos tecnológicos adecuados a fin de que el sonido esté en consonancia con la calidad de la imagen.

Las barras de sonido, sin ser en lo más mínimo ostentosas, aparte de complementarse bien en la estética del TV permiten una lealtad y volumen menos plano que que el emite de serie la televisión y, por consiguiente, de más calidad.

Además de esto, como suele ocurrir en este sector, están en el mercado por costes poco a poco más económicos en tanto que los avances tecnológicos son irrefrenables y la renovación incesante.

La composición y diseño de este complemento de audio tiende a ser común. Una forma alargada que acomoda varios altífonos particulares.

Más allá de que no alcanzan la lealtad de los mucho más avanzados equipos de música compuestos por amplificador y bafles, entre sus esenciales ‘pros’ están la facilidad de configuración y también instalación y, evidentemente, su menor dimensión.

Hay que recordar que los sistemas populares como ‘home cinema’ precisan un sistema más complejo tanto en número de elementos como en instalación. Si el sitio es además pequeño no hay duda de la conveniencia de la barra.

Los avances tecnológicos en las barras de sonido para televisión han permitido que, en aquellas de mejores prestaciones, la calidad sea muy afín e incluso superior a los home cinema más básicos.

También es considerable su utilidad en tanto que pueden emplearse para oír música desde diferentes dispositivos.

De entre las elegidas resaltamos el modelo Sonos Beam, no por precio sino por la calidad ofrecida y sus prestaciones.

¿Qué tener en consideración?

El tamaño

Aunque logre parecer una obviedad, es importante tener claro dónde se marcha a ubicar la barra antes de escoger modelo.

De este modo, el tamaño se adaptará bien al sitio así sea encima de la mesa del televisor, en su peana o colgada en la pared.

La capacidad

Mayor potencia no significa siempre y en todo momento mejor calidad. A veces aun va en menoscabo de ella.

Primero, hay que tomar en consideración, como se mentaba, los m2 de la estancia donde esté el televisor para no adquirir una barra a la que no podamos sacarla todo el partido.

La nitidez del sonido y que no distorsione en el momento en que se suba son causantes de gran importancia en este apartado.

En términos especialistas, en esta clase de aparatos el tope de potencia es menos ilustrativo de su calidad que la llamada potencia RMS (Root Orinan Squared) que es la fórmula usada para calcular la media que un amplificador puede producir de manera continua y que un altavoz puede recibir.

Número de altavoces

Variable entre dos y hasta nueve. Que tenga mucho más no significa siempre y cuando suene mejor. Más recomendable un óptimo estéreo de 2 (los más básicos con los sistemas 2.0 y 2.1) que un mediocre de siete.

Una barra con 5 altavoces tiende a ser más que bastante para que las películas se asemejen al sonido de cine envolvente hasta donde llega un aparato frontal que, por tanto, no cuenta con altavoces traseros de serie.

Sin embargo, este supuesto se puede subsanar. O sea, se tienen la posibilidad de añadir en determinados casos altavoces a la barra.

Para esto hacen falta unos complementos que ciertas marcas comercializan (Samsung, por servirnos de un ejemplo, tiene el kit Surround que incluye dos altífonos inalámbricos traseros).

A mayor extensión de la barra mejor se puede ver la diferencia entre los tonos extremos de graves y agudos.

Las opciones de conexión

Como es evidente, la generalización de la conectividad sin cables asimismo se ha movido a las barras de sonido.

Así, el Bluetooth y la tecnología NFC (Near Field Communication) desarrollada para comunicar archivos entre múltiples dispositivos son de empleo común.

Como es natural, la conexión HDMI (High Definition Multimedia Interface) es primordial. Es la que permite conectar los diferentes aparatos de alta definición que se tengan (el ejemplo mucho más frecuente la televisión con el ordenador).

Por medio de ella, y con un solo cable, se envía la señal de audio de la televisión a la barra. Es la opción más fácil para configurar este amplificador.

Esencialmente, el desarrollo pasa por eliminar el sonido del TV, acceder al menú de control de la salida de audio y seleccionar como salida HDMI.

Otra opción alternativa es el cable de audio digital óptico, mucho más popular como Toslink (apócope de Toshiba Backlink).

Es la conexión aconsejable si el TV no posee entrada HDMI en tanto que su introducción es previo y los receptores con más años la tienen (se ingresó en los años 90).

La vía inalámbrica Bluetooth tiene una gran virtud como es que quitas los cables, pero también un inconveniente que afecta a la calidad del sonido.

Pierde lealtad puesto que la señal de audio mediante esta conexión padece una notable compresión y se reproduce a una tasa de bits mucho más baja que si se hace por medio de cable. La tasa de bits es la agilidad en la transmisión de datos.

En cualquier caso, estas objeciones siempre y en todo momento están sujetas a los veloces avances en tecnología que posibilitan que el sonido sea poco a poco más fidedigno asimismo con estas conexiones sin cables.

Además de las citadas asimismo tienen la posibilidad de contar con conexiones mediante clavija Jack de 3.5 o por puerto USB.

¿Con o sin subwoofer?

La función del subwoofer (o altavoz de subgraves) es doble. Por un lado, eliminar la distorsión en las frecuencias que el resto de altavoces no consigue y, por otro, reproducir el sonido almacenado en las pistas de audio.

Su misión práctica es que los graves se oigan con mas calidad y, por tanto, es un complemento eficiente para mejorar la calidad especialmente si lo que ven de manera más habitual son series o películas.

Como es natural, las barras de sonido que incluyen este aparato en una unidad aparte son mucho más caras, pero, con el tiempo, a buen seguro merecerá la pena.

Claro que asimismo hay una alternativa muy útil como es la de aquellas que lo llevan incorporado.

Que una barra de sonido no lleve subwoofer no es sinónimo de que no sea recomendable su compra.

Hay geniales opciones siempre y cuando se sitúen en espacios pequeños. La calidad de los graves no llega a la de modelos con subwoofer, pero asimismo tiene una ventaja fundamental: su precio es más económico.

Sonos Beam

Una barra que proporciona un sonido de enorme calidad sin llevar subwoofer aunque es compatible con modelos de exactamente la misma marca que se pueden comprar aparte como el Sonos Sub.

Asimismo se le puede añadir unos altavoces Sonos Play One para reforzar la sensación de sonido envolvente.

Entre las posibilidades incluye el dispositivo Alexa (aparte de Bluetooh y wi-fi) para poder transmitir órdenes a través del micrófono.

Es, sin duda, un factor diferenciador muy importante. Ni siquiera es preciso tener el Alexa ya que viene incorporado.

Destaca su capacidad para el tamaño de fabricación generada mediante cinco amplificadores y, sobre todo, su sonido envolvente afín al que dan equipos de home cinema considerablemente más aparatosos.

Su rango de barra Premium le dota de unos tonos muy soluciones incluso en los graves pese a la falta de subwoofer. La distorsión prácticamente no existe más allá de que se suba el volumen.

La objeción mucho más extendida de los usuarios no debe ver con la calidad de su sonido sino más bien con la incompatibilidad que tiene con el sistema Dolby Digital Plus concebido ahora para televisores de alta definición y nuevos formatos digitales como el HD DVD y Blu-Ray.

LG SJ3

Barra con subwoofer inalámbrico en la calidad estándar-baja de precio y con un sonido muy valorado.

Está pensada, por tamaño, primordialmente para televisores de 43 pulgadas, pero las prestaciones técnicas son válidas para aparatos mucho más grandes.

Tiene toda la gama de conexiones (HDMI, óptica de audio, Jack de 3.5, bluetooth). Lo más práctico, si el TV viene de serie con esa entrada, es conectar la barra a HDMI A.C.para supervisar así el volumen con el mando del propio TV.

Cuatro altífonos repartidos en la barra de sonido, delantero derecho e izquierdo), 2 traseros que sí hay que conectar con cable a un emisor y el subwoofer inalámbrico.

Otro de los aspectos positivos es que tiene compatibilidad con las tecnologías Dolby y DTS (Digital Theatre Systems) y, por consiguiente, saca muy buen partido a la calidad de sonido que dan.

Sony HTSF150

Rebajas

La señal de audio mejora claramente en lealtad más allá de ser un modelo con solo 2 altífonos Bass Reflex en los extremos y sin subwoofer, lo que, obviamente la ubica en la gama baja de costes.

Pensada para salones o estancias pequeñas. Su elegante diseño le da un aire de luxe con una pequeña pantalla LED en el frontal que apunta la fuente de audio que está seleccionada.

En el apartado de conexiones tiene las más comunes (HDMI, óptica) incluida una USB que deja escuchar música de manera directa.

También incluye los efectos de sonido propios de estos aparatos: automático, cine, música, estándar, voz y nocturno (para evitar subidas bruscas en horarios intempestivos).

Las objeciones más frecuentes vienen por la capacidad o nitidez de los tonos graves o agudos, pero hay que recordar que su precio es bajo y que, generalmente, la relación calidad precio es perfecta.

Samsung MS550

Algo mucho más grande que otros modelos de la marca y asimismo mucho más pesada que otros artículos contendientes, pero una increíble relación calidad-precio.

Viene dispuesta para instalarle altífonos adicionales aunque con los que trae de serie el sonido logrado es perfecto siempre que el canal de TV ofrezca una señal de audio buena.

O sea, sus prestaciones son mucho más vistosas en, por servirnos de un ejemplo, canales digitales de música o en películas y series.

Destacar el buen accionar de los graves, la nitidez de voz que proporciona y la conseguida sensación de sonido envolvente en una barra de su precio.

Bose 700

Rebajas

Como corresponde a una marca de sonido de elite, de precio elevado. De ahí derivan las primordiales objeciones.

Por calidad de sonido y por diseño entre los modelos punteros. Coincidente con el sistema DTS (prestación que no traía el modelo 500).

Se puede complementar con un subwoofer aunque, de no estar el TV en una estancia enorme, no es necesario. La capacidad y lealtad del audio es máxima tal como la sensación envolvente.

También cuenta con el dispositivo Alexia aunque, según algunos usuarios, resulta algo dificultosa su configuración.

Última actualización el 2021-05-14 at 05:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la Interfaz de programación de aplicaciones para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *