Desatascadores con los que liberar tus cañerías

El atasco es un tradicional de los percances familiares como lo es, o lo era más antes, el tradicional desatascador con ventosa de goma.

Las opciones recientes para dejar en libertad las tuberías son muy diferentes como lo es su nivel de eficacia.

De entre las escogidas, hemos escogido primeramente un modelo neumático universal de la marca Anzapack con potencia y efectividad para solucionar los atascos familiares a un precio muy económico.

Hay que señalar que nos vamos a ocupar de aquellos que se concretan en un utensilio y no solo en el uso de líquidos.

Con los medios correctos, la mayoría de los atascos que se generen en casa se pueden arreglar sin llamar a expertos.

Opciones básicas

Resaltamos tres alternativas primordiales para desatascar:

  • Química: Productos químicos de diferente efectividad y peligrosidad. Por consiguiente, precaución con ellos. Su empleo recurrente puede dañar las tuberías sobre todo si son viejas.
  • Manual: Muy dispares mecanismos dentro de ella. Desde el más propio de ventosa de goma, a distintos sistemas de arrastre, presión de agua…
  • Ecológica: Con agua caliente o productos naturales.
  • Casera: Existe quien recomienda una solución casera a partir de combinar levadura con vinagre puesto que elimina las acumulaciones de grasa y tiene capacidad para ablandar otras substancias.

Qué tipos hay

Entre los de tipo manual tratados aquí destacamos los próximos:

– De muelle: Muy eficientes. Funciona con una sonda metálica que pueden medir hasta 6 metros de largo y que trae una punta desatascadora. Esta se embobina en un muelle que marcha al tiempo como una manivela.

Con esta alternativa se consigue enredar y atrapar los residuos, pelos o restos de comida atrapados en las cañerías.

Su lado mucho más positivo es que no disuelve sino que quita y, por consiguiente, no daña en absoluto el interior del desagüe.

Merece la pena esforzarse en coger práctica para evitar llamar a un profesional con el consecuente gasto. Entre otras muchas cosas, es muy probable que él venga proveído de un muelle desatascador para arreglar el inconveniente.

– De tambor: La diferencia importante entre el anterior y este es que en el de muelle hay que recoger y guardar la sonda y en este se guarda enrollado sobre sí mismo. Hay más diferencias. Por poner un ejemplo, el de tambor se puede emplear a mano o a través del acople de un taladro.

No se tiene por qué razón tocar el cable con las manos. Está muy destinado al desatasco de cañerías de WC. Muy fácil de utilizar y más cómodo que el muelle.

– De ventosa: El más clásico y el que más habremos visto debajo del lavatorio o el fregadero de cualquier casa, especialmente cuando las opciones eran menos.

Su desempeño es tan básico como su diseño: tapar con la ventosa el desagüe y accionar hacia arriba y hacia abajo hasta que vaya saliendo. De eficacia limitada a poco que el atasco supere la media.

– Neumático: El resultado evolutivo del modelo de ventosa. Con carácter general, es un instrumento con forma de pistola fabricado en plástico.

Se compone de varias boquillas, un mango con gatillo para accionar la bomba y una rueda para despresurizar.

De este modo, logra bombear una pequeña carga de aire a presión. Asimismo se conoce como desatascador de alta presión o pistola neumática.

– Eléctrico: Como se intuye, una alternativa de campo ya profesional. Frecuenta venir equipado con batería de litio para llevarlo a cabo autónomo y llevarlo de manera sencilla.

Usa la presión del agua y también tiene dentro una válvula antirretorno para evitar que se mezcle el agua sucia con la limpia.

La manguera suele estar en los 2,5 metros de longitud y se amolda a cualquier grifo. Que se use entre expertos no le excluye del campo familiar. Con él en el hogar llamar a un profesional para estas tareas resultará innecesario.

Cuál escoger

Es dependiente de las prioridades:

– Por precio: Indudablemente, la opción más económica es la de ventosa y la que va a durar toda la vida. Consecuentemente, hablamos de la más popular en tanto que, además, te soluciona, cuando menos para salir del paso, los problemas más habituales.

– Por efectividad: Y por un precio muy accesible, los de muelle o neumáticos suponen un salto cualitativo importante.

Tienen la posibilidad de con atascos de sobra extensión, suprimen el inconveniente de raíz en tanto que arrastran todo lo que obstruye, en la situacion del muelle, o lo solventan a base de succión y presión.

– Por nivel: El más prominente lo ocupa el desatascador de corte profesional, pero, como su nombre señala, sobrepasa ya el campo doméstico.

Como es obvio no es incompatible con tenerlo en casa si se tiene espacio y margen económico para ello.

De hecho, piensa la solución especial por potencia y velocidad para desatacar tuberías muy obstruidas. En esta gama, los eléctricos suponen la mejor decisión.

Muy eficiente en lavatorios y fregaderos: Anzapack 953902A

Nos hemos decantado primeramente por una opción alternativa menos convencional, pero que, por eficacia y precio, se gana esta situación.

Hay que dejar en claro que está destinado al ámbito puramente doméstico y que, por consiguiente, su rendimiento hay que medirlo en las eventualidades mucho más propias como son atascos de lavabos y fregaderos.

En estos 2 hábitats se maneja con soltura y adaptabilidad ya que el diámetro de su goma garantiza diámetro bastante para abarcar cualquier modelo y, además, garantiza que quede muy estanco.

Con entre las resoluciones mucho más clásicas como es vinagre, bicarbonato y agua hirviendo y la posterior aplicación de la aspiración y el bombeo del desatascador los resultados son perfectos.

Hablamos de un mecanismo sostenido en una bomba de vacío con apariencia de inyección que, pese a su simplicidad, multiplica con el aire comprimido los efectos que tiene la posibilidad de tener, por poner un ejemplo, el de ventosa tradicional.

A manivela: Plastisan M255324 

Un muelle desatascador a manivela de contrastada efectividad como sistema con una longitud de 3,5 metros que garantiza que pueda llegar a prácticamente cualquier atasco (en todo caso también lo hay de cinco).

No es tan económico como acostumbran a serlo estos gadgets, pero también es cierto que tiene una versatilidad mayor para acometer trabajos en cualquier lugar de la vivienda. No es tan específico como el modelo anterior.

Su uso no necesita grandes capacidades ya que hablamos de introducir el cable metálico, que se adaptará a cualquier codo dada su elasticidad, y luego girar la manivela a fin de que vaya operando dentro de la tubería.

El resultado va a ser enormemente eficaz, aunque, eso sí, tiene el problema posterior de tener que adecentar todo el tramo de manguera que se ha introducido.

Se puede meter sin necesidad, por lo menos en la enorme mayoría de las situaciones, de desatornillar el desagüe.

Modelo clásico: Relaxdays

Aunque solo fuera por proteger la tradición merecería estar aquí ya que responde al modelo de mango de madera y ventosa lisa de goma roja en vez de negra que ha sido siempre y en todo momento el mucho más popular.

Sin embargo, no está solo de ahí que. Resulta eficiente con las restricciones propias de potencia y alcance. También hay que decir que, pese a ser económico, no es así dentro de su gama.

Por supuesto, entre las virtudes adicionales está que se puede guardar en cualquier sitio, aunque bajo el fregadero es su lugar natural. Limpieza mucho más que sencilla.

Versión avanzada: Tacklife HGD02A

De un extremo a otro en tecnología y precio, si bien este último resulta bastante asequible para las posibilidades que proporciona.

Un modelo que se puede reconvertir a eléctrico mediante su adaptación a una máquina taladradora que capacidad la entrada del cable en la tubería.

Sirve ya para uso profesional o doméstico si se tienen muchos problemas de atascos, cierto margen económico y sitio para guardarlo (tampoco es bastante grande)

Cuenta con una extensión del eje de 7,5 metros que le deja recorrer las cañerías sin inconveniente.

El uso puramente manual, que se hace mucho más cómodo con el motor del taladro, se restringe a ir girando el agarre para avanzar hasta toparse con algún resto y retroceder para extraerlo.

Particular para inodoros: Lepo 

Cerramos la comparativa con un especialista. Un desatascador pensado para los inodoros que resulta muy práctico, muy asequible y ocupa poquísimo espacio.

Su diseño es de lo mucho más sencillo ya que se compone un mango largo de acero rematado con un cepillo maleable para adaptarse al curvado del inodoro y poder entrar de esta forma a la zona que pueda estar obstruida.

Además de llevar a cabo estas labores puntuales de dejar en libertad restos, resulta muy adecuado para sostener el inodoro siempre y en todo momento bien limpio.

Última actualización el 2021-05-04 at 06:40 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *